Expertos apuestan por el Paladio: conozca las razones para invertir

La principal características y valor del Paladio reside en su escasez y su demanda comercial para su uso en piezas de coches, televisores, radios, ordenadores, entre otros

Metales Preciosos Javier Escribano

El Paladio pertenece a la crème de la crème de los metales preciosos, pero por falta de conocimiento de este metal y de su valor, siempre ha estado a la sombra del Rey, el Oro, y de otros como la plata, por ejemplo.

Pero si analizamos detenidamente este metal de color plateado, su principal característica y valor reside en su escasez, lo que ha provocado que desde la antigüedad haya sido considerado un metal precioso. No obstante, lo que lo hace tan preciado más allá de su aspecto son sus propiedades. 

Para que nos entendamos con términos sencillos desde el punto de vista químico, este metal no se oxida al tener contacto con el aire, además de ser blando y maleable. Entre el grupo de los platinos es el menos denso y con el punto de fusión más bajo y, lo que es más sorprendente: es capaz de absorber grandes cantidades de hidrógeno molecular (H2).  Cuando el metal se purifica en caliente posibilita el alcance su máxima pureza a temperatura ambiente al convertirse en gas.

Comparado con otros metales valiosos (níquel, cobre), el Paladio requiere un mayor esfuerzo para extraerlo y procesarlo, sin embargo, el esfuerzo se ve recompensado por la posibilidad de obtener de éste otros metales muy apreciados. 

20240311_194253_0001

En cuanto a su utilidad, este metal no se queda atrás. Dada su extraordinaria escasez en el planeta, el Paladio, desde tiempos antiguos, tuvo popularidad en el comercio y posteriormente en la industria de la joyería. Gracias a sus propiedades y a la creciente demanda de consumidores de accesorios de lujo, éticos y sostenibles, su uso se ha disparado los últimos años. Esto ha llevado a un aumento en el uso de “Palladium” en la producción de joyas, especialmente en los anillos de compromiso y alianzas de boda, entre otros objetos de valor simbólicos y para toda la vida, porque sus propiedades así lo permiten.

Otros usos del Palacio

Ahora venimos a la parte, quizá más trascendental. Sin el Paladio muchas de las cosas que están a nuestro alrededor no podrían funcionar. Sí, como lo oyen, el paladio se encuentra presente, principalmente, en el campo automotor. Este metal se usa en para revestir la malla cerámica de los catalizadores de automóviles de gasolina y diésel.

*Lee también: David Morgan, el gurú del negocio de la plata

En cuanto a sus otras forma de uso, el Paladio también está presente en los dispositivos electrónicos que usamos en nuestro día a día, como los televisores, equipos de sonido o las placas base de nuestros ordenadores. Sin este metal precioso muchos de los elementos que nos ayudan en nuestra vida diaria sencillamente no podrían funcionar o valdría más dinero buscar alternativas químicas que solo el Paladio posee.

¿Por qué invertir en Paladio?

Porque su valor crece a velocidad de vértigo a lo largo del tiempo, hay mucha más demanda que oferta, y quien posee este metal precioso se puede considerar afortunado, al tener el material con la que se fabrican piezas imprescindible para que  coches, televisores, aparatos de música, aparatos informáticos, tengan el mejor rendimiento. Y como cada vez consumimos más esos productos, cada vez nuestro Paladio vale más, así de sencillo.

En consecuencia, quien tiene en su posesión un metal precioso como el Paladio, tiene un tesoro. Nunca desaprovechen la oportunidad por apostar por él, por su presente y por su futuro.

Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email