Rutenio: el metal que ilumina las pantallas

El Rutenio tiene una configuración electrónica y es uno de los denominados metales de transición, por su poca abundancia. Es hallado en las minas de platino. Se caracteriza por ser un metal manejable con dificultad solo a temperaturas altas, es blanco grisáceo y duro y se usa en aplicaciones que necesitan resistencia a la corrosión extrema, al agua y contactos eléctricos

Metales Preciosos Javier Escribano

Rutenio _ Metales preciososUn metal precioso que ilumina las pantallas, ¿no les suena atractivo? y precisamente ¿las pantallas? O dicho de otra forma, ¿aplicado a la electrónica?, ¿aplicado al presente y al futuro? Pues sí, existe y se llama Rutenio, otro gran desconocido que está presente en nuestras vidas.

El Rutenio, por sus elementos químicos, tiene una configuración electrónica, sí, electrónica, y es uno de los denominados metales de transición por su poca abundancia. Es hallado en las minas de platino normalmente. Se caracteriza por ser un metal manejable con dificultad solo temperaturas altas, es blanco grisáceo y duro y su usabilidad se usa en aplicaciones que necesitan resistencia a la corrosión extrema, al agua y contactos eléctricos.

Esa configuración electrónica se corresponde al número total de electrones que posee, que es sorprendentemente extraordinario; en síntesis, las cualidades del Rutenio son:

Magnetismo: En temperatura ambiente posee propiedades ferromagnéticas.

Maleabilidad: Cuando se encuentra a altas temperaturas. 

Dureza: Es duro y muy quebradizo, por ello es difícil de motorizar.

Solubilidad: En ácidos no es soluble, pero en agua es soluble. 

Estado: Sólido. 

Con ese sinfín de virtudes intrínsecas del metal y sus cualidades casi únicas en el mercado, por su escasez y potencial. Sus aleaciones junto con otros metales se utilizan para contactos eléctricos y resistencias de chips. También, se usa como catalizador en diversos procesos y es posible incorporarlo al Titanio como una aleación, a fin de hacerlo más resistente a la corrosión. Otras aplicaciones también incluyen:

Industrias electrónicas y químicas

Las láminas de Rutenio se aplican en electrodos metálicos por medio de la galvanización. También, el óxido de Rutenio sirve en la formulación de cloro, se emplea en catalizadores para producir Ácido Acético y Amoníaco. Por otra parte, los compuestos tienen su aplicación en las células solares a fin de conseguir energía eléctrica. El Nitruro de Rutenio desempeña el papel de electrodo en las baterías de litio y de iones. 

*Lee también: Aprender a invertir en oro en el mercado financiero: Estrategias para construir riqueza a largo plazo

Con este metal se fabrican transistores para puertas metálicas, capas de electrodos y para galvanizar piezas. Además, el vapor posee propiedades ferromagnéticas, el cual se utiliza para hacer una pequeña capa en los discos duros. Por último, este metal lo utilizan para fabricar estilógrafos. Ahí, es nada. Pero no, no nos quedemos aquí.

Medicina

La disección beta del isótopo 106 de este metal se utiliza para realizar radioterapias, con la finalidad de detectar tumores en el ojo y diagnostica cáncer de la úvea. A fin de precisar el nivel de la calcitonina en la sangre, este metal es ideal para diagnosticar y tratar enfermedades tiroideas. También, es eficaz para el tratamiento de enfermedades parasitarias y sus aleaciones se utilizan como material de implante para las cirugías de los dientes. 

Joyería

Con frecuencia se usa para recubrir las joyas de plata, ya que es un metal brillante y tiene una enorme dureza. El objetivo es proteger la pieza de cualquier rasguño o de la oxidación y le da una forma natural.

No cabe otra cosa que concluir que el Rutenio ilumina nuestras pantallas por la posibilidad de obtener y dar un paso más en el avance de la tecnología, desde en un televisor y sus microchips, hasta realizar radioterapias para detectar enfermedades y, como no, para dar luz propia a las joyas.

Sin descontar que invertir en metales preciosos en tu cartera de activos es, hoy en día imprescindible, para salvaguardar la economía doméstica porque te proporciona diversificación, seguridad y, ante todo, plusvalías. Cientos de años del estudio de su precio hablan por sí solas. 

Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email