¿Cómo evitar que Google nos espíe?

Los usuarios deben quitarse la pésima costumbre de aceptar de buenas a primeras el acceso a cualquier permiso, viniendo de cualquier aplicación o incluso si viene de una con renombre, como Google

Tecnología Moisés Briceño

"¿Aceptas términos y condiciones?" La respuesta ya es automática para la gran mayoría del ser humano y no es necesario realizar un estudio para saberlo, puesto que últimamente se ha popularizado el tema de cómo las grandes empresas recopilan los datos de sus usuarios. La imagen de Mark Zuckerberg, presidente de Facebook, ofreciendo disculpas en medio de un juicio, se viralizó. El tema es importante.

La información siempre ha sido un recurso importante para cualquier empresa: saber para quién venden, la identidad de sus consumidores, de su competencia incluso. Lo que cambia con la actualidad y con la tecnología, es que ahora todo lo que se hace en Internet queda allí, registrado, como una serie de huellas digitales que las compañías necesitan para su publicidad u otros fines. Pero no todas tienen la capacidad de recopilar tantos datos, por lo que se ha vuelto un mercado la venta de los mismos.

Esto sucede debido a que los datos son considerados como el petróleo del siglo actual, incluso así lo menciona el Instituto Lisa, una plataforma dedicada a la educación remota con variados cursos como sobre la ciberseguridad. En su página web existe un artículo donde explican qué son los “Data Brokers”

Estos no son el objeto de estudio del presente texto, pero están relacionados y se debe conocer cómo operan. En resumen, hacen referencia a todas las empresas (PYMES, especialmente) cuya actividad es reunir datos de los usuarios para luego ofertarlos a otras empresas.

Lo que sucede es que, tanto estas empresas como cualquier sitio web donde aparezca el conocido aviso mencionado al inicio de este texto, pedirán un intercambio: el usuario podrá consumir el contenido de la página, entregando sus datos como canje. Entregando total permiso de acceso hacia el historial de búsqueda, de compras en línea, de incluso cada click que realiza en su tiempo en internet.

Puede parecer solo datos al azar, que no implican una información peligrosa. Y es que, como afirma Lisa Institute en la publicación citada, el aspecto más relevante no es la recopilación de los datos, sino cómo los analizan y agrupan. Es decir, por medio de datos similares de un usuario en una red social, o en sus búsquedas en el navegador, se puede crear un patrón de consumo muy interesante para empresas que ofrezcan algún producto y necesiten información para una estrategia de marketing efectiva.

De hecho, es precisamente esta categorización de los datos la que determina su valor. Información como la edad, la orientación sexual, el nombre o la ubicación valen menos dinero que, por ejemplo, conocer si el usuario padece alguna enfermedad, en especial, su estado civil, sus vicios (tabaco o alcohol) o para influir en sucesos políticos. 

Ahora se entiende el peligro hacia la privacidad. No en todos los casos existe una mala acción detrás del acceso a los datos del usuario porque, de hecho, se suele usar para ofrecerle una experiencia personalizada y adaptada a sus intereses, que en el campo es conocido como marketing relacional, pero todo debe tener un límite.

*Lee también: Cómo liberar espacio en Gmail

Google 1Foto:Brett Jordan

¿De qué manera la Legislación Española protege los datos digitales de sus ciudadanos?

Por suerte, en España la Ley Orgánica de Protección de Datos y el Reglamento General de Protección de Datos están regulando la manera en que se obtienen los datos, cuya solicitud expresa que debe ser solicitada explícitamente: quién está pidiendo los datos, cuáles datos y por qué duración estarán almacenados. Además, debe haber derecho de revocación. De lo contrario, la multa a pagar es muy alta. Gracias a esto, los “Data Brokers” no están situados en España.

Ante esta protección y el antecedente sucedido con Facebook por la recolección de datos con fines políticos, que recibió una multa de 4.500 millones de euros por esto, las empresas del sector se han tenido que ajustar a la ley.

Un experto entrevistado por la página web Xakata, reconocida por tocar temas tecnológico, cuyo seudónimo es Ernesto, para proteger su identidad, ya que se dedica a la protección de datos personales, indica que se está alarmando demás al respecto, que normalmente los datos recogidos no son para espiar a una persona en particular, a un ciudadano de a pie, sino para segmentar la información y ofrecer publicidad acorde a cada consumidor.

pexels-photo-218717

Cuatro formas de evitar que Google viole la privacidad del usuario

Android, la tecnología de teléfonos inteligentes con mayor cantidad de usuario es propiedad de Google, que además cuenta también con el navegador por excelencia de Internet y entre sus funciones predeterminadas cuenta con el acceso al micrófono, al correo, historial de audio, entre otros. Por esto resulta necesario actuar.

Los usuarios deben quitarse la pésima costumbre de aceptar de buenas a primeras el acceso a cualquier permiso, viniendo de cualquier aplicación o incluso si viene de una con renombre, como Google. Para lograrlo con este último, se debe realizar lo siguiente:

1-     Desactivar el micrófono: dirigirse a la sección de configuración, normalmente situada entre las opciones del sistema hacia las que se accede deslizando la pestaña superior del Smartphone. Ubicar los ajustes, luego entrar en la lista de aplicaciones instaladas en donde se debe ubicar la “App. De Google”. Allí se puede entrar en los permisos para visibilizar a qué tiene acceso. Se recomienda desactivar el micrófono.

2-     Apagar el asistente “Ok, Google”: del mismo modo explicado anteriormente se ubican los ajustes del sistema para luego ir hacia Búsqueda, teclear “Voz” y acceder a la sección referente al Reconocimiento de la voz. Por medio de ella se puede desactivar el asistente “Ok, Google”

3-     Historial de audio y voz: valiéndose de la guía anterior, ahora se debe encontrar la aplicación de navegación que más utilice. Una vez seleccionada, entre sus permisos se apaga la opción referente a “guardar historial de audio”. Por este motivo se aconseja, si se desea mayor seguridad, no utilizar Google. Hay variadas opciones más con las mismas funciones sin arriesgar los datos del usuario, como: Tor o DuckDuckGo.

4-     Reducir la invasión de la aplicación Google: acceder a la aplicación de Google, posteriormente al perfil que está ubicado arriba y a la derecha. Entrar en “cuenta de Google” y buscar la opción “Datos y privacidad”. Dentro de esta, debe estar “Actividad web y de aplicaciones” en donde se puede, entre otras, desactivar el permiso de “incluir actividad de voz y audio”. Importante: confirmar los cambios y rectificar.

Google 4

Como plus, se aconseja mantener cuidado y responsabilidad con todas las aplicaciones o sitios web a las que se acceden. Las aplicaciones de mensajería por excelencia como WhatsApp pueden ser reemplazadas por Telegram, en caso necesario. Además, se recomienda encarecidamente leer a detalle cada término y condición que se pida, en cualquier ocasión. Puede ser tedioso, pero siempre es mejor prevenir que lamentar.

Te puede interesar
Lo más visto
drogas

El efecto de la droga en el cerebro

Moisés Briceño

Según el Fórum Salud Mental de Madrid, las drogas logran infiltrarse en los receptores del cerebro, generando grandes cantidades de dopamina al instante en que entran al organismo, sea inyectado, inhalado o fumado

espermatozoides

Estudio halla microplásticos en testículos humanos

Sala de redacción

La investigación no solo destaca la presencia de estas partículas en los caninos, donde se encontraron con menos abundancia, sino que, en los humanos, la cantidad de microplásticos fue casi tres veces superior

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email